Taller de Escritores
Taller de Escritores

Inicio > Blog > La sinopsis argumental

La sinopsis argumental: qué es, para qué sirve y cómo se escribe
y un ejemplo


Icono de color ffd040
Icono de color ffd040
Por César Sánchez



Teclado de ordenador



Si quieres hacer tu vida literaria más sencilla, pon en ella una sinopsis argumental: es, al igual que la ficha de personaje, una herramienta que resulta de gran ayuda en el momento de trabajar una historia. En este artículo te explico qué es, para qué sirve y cómo se escribe una sinopsis argumental.

¿Qué es una sinopsis argumental?

La palabra "sinopsis" proviene del griego y significa "con la vista". Una sinopsis argumental es un texto en el que se resume la historia que se cuenta en una novela, película o cualquier otro tipo de narración. En la sinopsis argumental se informa de quién es el protagonista, qué otros personajes participan en los hechos narrados, cuáles son estos hechos y dónde y cuándo transcurren.

No se debe confundir la sinopsis argumental con la sinopsis comercial. La sinopsis comercial es el texto que aparece en la contraportada de un libro o película o en su ficha de venta en una página web. La sinopsis comercial no resume la historia, sino que se limita a ofrecer un atisbo de la misma con la intención de captar el interés del posible comprador.

¿Para qué sirve una sinopsis argumental?

La sinopsis argumental le permite al autor dar forma a la historia que pretende contar, en un primer nivel de detalle de la misma, sin tener que vérselas aún con el grueso de la narración. El autor puede ir fijando en ella los sucesos que conformen el argumento así como corregir cualquier error que detecte en él, ya sea estructural, de falta de verosimilitud, de progresión de la acción o de cualquier otro tipo.

Por ejemplo: el autor puede comprobar en la sinopsis argumental que un elemento estructural (el clímax, por ejemplo) esté colocado en el lugar adecuado (en el caso del clímax, este lugar sería un punto cercano al final de la historia), y, en caso de que necesitase desplazarlo, podría hacerlo simplemente reescribiendo unas pocas líneas en la sinopsis. Si un cambio como éste tuviese que hacerlo con la obra ya escrita, le supondría muchísimo más trabajo.

También le permite al autor comunicarle a otra persona, de una manera rápida y eficaz, un argumento que haya trabajado, o en el que esté trabajando, para que esa otra persona pueda revisárselo e indicarle cualquier error que detecte o posible mejora a realizar. Aprovecho para comentarte, en cuatro palabras de publicidad, que yo ofrezco este servicio.

Por último, la sinopsis argumental le resulta útil a la persona que tiene que decidir si selecciona una obra para un premio o subvención o para su publicación en una editorial. La sinopsis argumental le permite saber, sin necesidad de leer todo el libro o ver toda la película, cuál es la historia que se cuenta en ella y qué puede esperar de la obra en sí.

¿Cómo se escribe una sinopsis argumental?

Los principales aspectos que debes tener en cuenta en el momento de escribir una sinopsis argumental son los siguientes:

1. Aunque la extensión de una sinopsis argumental puede variar, un resumen de este tipo no debería extenderse más allá de una o dos páginas (500 o 1000 palabras, respectivamente).

2. Una sinopsis argumental se escribe de manera meramente informativa: en tercera persona, con los verbos en presente y exponiendo los hechos en orden cronológico en lo posible.

3. Es un simple resumen del argumento y no debe incluir descripciones ni diálogos ni hacer referencia a técnicas o conceptos narrativos (narrador, punto de vista, planteamiento, conflicto, clímax, desenlace, etc.) ni a los temas tratados en la obra.

4. En una sinopsis argumental únicamente se ha de informar de aquellos sucesos y acciones de los personajes que hagan avanzar la acción. En una historia, la acción avanza cada vez que la situación en la que se encuentra el protagonista en relación a la lucha que está librando sufre un cambio de menor o mayor consideración.

Por ejemplo, si el protagonista es un policía que está investigando un asesinato, y, para distraerse, asiste una tarde con su familia a un evento deportivo que tiene lugar en la ciudad, y luego, sin más, regresa a casa, este suceso no debería ser mencionado en la sinopsis argumental. En cambio, si en el evento sucediese algo importante, como que se encuentre a un amigo que le dé una información relacionada con el caso que está investigando, este hecho sí debería ser mencionado.

5. En el caso de que el argumento se componga de varias líneas de acción, se ha de ir indicando cómo avanza la acción en cada una de ellas.

Por ejemplo, si esta historia del asesinato constase de dos líneas de acción, de manera que en una el protagonista tratase de identificar y detener al asesino, y en la otra el asesino fuese planeando y cometiendo los asesinatos, en la sinopsis argumental habría que informar de los hechos que conforman cada una de estas dos líneas de acción.

6. La manera en la que se hace referencia a un personaje ha de ser, en el caso general, siempre la misma, ya sea su nombre de pila, su apellido, su apodo, su ocupación, etc. Por ejemplo, en caso de que ya nos hayamos referido a un personaje por su nombre de pila, no podemos luego referirnos a él por su apellido y más adelante volver a referirnos a él por su nombre de pila.

7. En una sinopsis argumental se ha de contar toda la historia, desenlace incluido.

Un ejemplo

A continuación tienes un ejemplo de sinopsis argumental. Se trata del resumen de la historia que se cuenta en El nombre de la rosa, novela de Umberto Eco que fue versionada en cine por Jean-Jacques Annaud. Fíjate: está escrita con los verbos en presente y muestra los sucesos en orden cronológico, como es recomendable, y, muy importante, nos cuenta toda la historia, desenlace incluido. Si no has leído esta novela ni visto la película, mejor lee sólo los dos primeros párrafos.

El nombre de la rosa

1327, norte de Italia. El monje franciscano Guillermo de Baskerville y su discípulo, Adso, llegan a una remota abadía benedictina con el objetivo de asistir a la reunión que ha de tener lugar allí entre los representantes de la orden franciscana y los delegados del Papa. Esa misma tarde el abad informa a Guillermo de la muerte reciente y en circunstancias poco claras de uno de los monjes de la abadía. El abad desea que se esclarezca el asunto antes de que lleguen los delegados del Papa, y solicita a Guillermo que investigue con discreción.

Guillermo pronto averigua que el monje se suicidó y que el asunto guarda relación con la formidable biblioteca de la abadía. La investigación de Guillermo se ve obstaculizado por las rigurosas normas de acceso a la biblioteca, que sólo permiten que entren en ella el bibliotecario y su ayudante. El asunto se complica a la mañana siguiente con la aparición del cadáver de otro monje, éste claramente asesinado. Guillermo y Adso logran entrar esa noche en la biblioteca, pero se ve incapaces de orientarse en el laberinto de salas. Al día siguiente aparece muerto el ayudante del bibliotecario. Al examinar el cadáver, Guillermo descubre que tiene unas extrañas marcas en la lengua y el dedo índice. El exbibliotecario, Jorge de Burgos, un monje anciano y ciego al que veneran el resto de monjes, informa de que las muertes siguen los versos del Apocalipsis de san Juan.

Llegan los delegados papales, entre los que se encuentra el inquisidor Bernardo Gui. Éste descubre al cillerero y a su ayudante en el momento en el que le entregan un corazón de buey a una campesina de la aldea próxima a la abadía, y les acusa de brujería. El cillerero, presionado por Bernardo, confiesa ser el responsable de la muertes de los monjes. Mientras, Guillermo averigua que las muertes no tienen que ver con los acusados, sino con el segundo libro de la Poética de Aristóteles, volumen valiosísimo que alguien mantiene oculto en la biblioteca y cuyas hojas han sido envenenadas para que nadie transmita su conocimiento. Guillermo y Adso vuelven a entrar en la biblioteca y logran llegar a la sala central de la misma, pero un enigma en forma de inscripción sobre un espejo bloquea el paso a la cámara en la que supuestamente se halla el libro. Resignados, abandonan la biblioteca, sólo para descubrir que otro monje ha sido asesinado.

Bernardo condena a los acusados a morir en la hoguera. Aparece muerto un quinto monje: el bibliotecario. Mientras se prenden las piras, Guillermo y Adso encuentran la solución al enigma del espejo y corren a la biblioteca. En la cámara se encuentran con Jorge, que confiesa ser el responsable de las muertes. Jorge empieza a arrancar y a comerse las hojas del libro, y Guillermo trata de impedírselo. En el forcejeo, una lámpara cae y se rompe, provocando un fuego que comienza a extenderse rápidamente por la biblioteca. Jorge muere, y Guillermo y Adso logran salir de la biblioteca salvando apenas un puñado de libros. Las piras han ardido ya, y el incendio de la biblioteca ha comenzado a extenderse al resto de edificios de la abadía. Los monjes tratan de apagarlo, pero sus esfuerzos son en vano, y la abadía arde por completo. Tres días después, los monjes abandonan el lugar, Guillermo se despide de Adso, y ambos regresan a sus respectivos hogares.



Este resumen que acabas de leer ocupa aproximadamente una página: 568 palabras.

Ya para acabar el artículo, voy a aprovechar este resumen de El nombre de la rosa para mostrar cómo una sinopsis argumental sirve para, por ejemplo, comprobar si una historia tiene una base dramática sólida:

En esta historia hay varios conflictos: uno sería la lucha que están librando los monjes por sobreponerse a los terribles acontecimientos que están teniendo lugar en la abadía; otro, la lucha de Bernardo Gui por poner orden en la situación que se ha encontrado al llegar. Ninguno de ellos es, no obstante, el conflicto que vertebra la historia.

El conflicto vertebral de esta historia es la lucha que libra Guillermo por encontrar al responsable de las muertes y detener los asesinatos, y es por ello que identificamos a Guillermo como el protagonista de la misma, ya que lo que se nos está contando es su peripecia, más que la de Adso, la del abad o la de cualquiera de los otros monjes. Esta lucha está perfectamente cimentada mediante una necesidad y unos obstáculos.

Por un lado, Guillermo está obligado a averiguar qué está sucediendo en la abadía, ya que se lo ha solicitado el abad y no puede desobedecerle. De esta manera, Guillermo está forzado a la acción, es decir, no puede quedarse sentado en su celda esperando a que otro resuelva el caso por él, y con ello el conflicto puede empezar a tomar forma.

Por otro lado, se encuentra con obstáculos en su camino: no le dejan entrar en la biblioteca; luego, cuando logra entrar, ésta resulta ser un laberinto; luego, un enigma le impide el paso a la cámara en la que supuestamente se encuentra el libro, etc.

La combinación de una necesidad del protagonista por lograr algo y unos obstáculos que impidan que lo alcance es lo que permite que el conflicto tome forma y, con ello, que la historia tenga un soporte dramático sólido.

Si Guillermo no tuviese ninguna necesidad de investigar las muertes de los monjes, no resultaría verosímil que se arriesgara a entrar de noche en la biblioteca, y la historia flaquearía. De la misma manera, si no se encontrase con obstáculos serios en su camino, resolvería el caso muy fácilmente, y la historia también flaquearía.


Aquí tienes un artículo en el que hablo de las tramas maestras. Si lo lees, podrás comprobar cómo en cada trama maestra el protagonista tiene una necesidad de lograr algo y hay algo (o alguien: el antagonista) que actúa en su contra.





Únete a un ejército (literario)

Únete a un ejército (literario)


Recibe por email artículos sobre técnicas de escritura y otros contenidos exclusivos que te permitirán combatir a las Hordas de la Mala Escritura.



Comparte en Twitter Comparte en Facebook