Taller de Escritores
Taller de Escritores
Inicio > Blog > Técnicas narrativas > La estructura narrativa clásica
Blog

El conflicto es un elemento crucial en narrativa: sin conflicto, no hay historia que valga.

El proceso de escritura de un guion de cine consta de varias fases. Te las explicamos.

Te explicamos qué es la verosimilitud, por qué es importante y cómo debes trabajarla.

La estructura narrativa clásica
o cómo dividir una narración en tres partes




Columnas clásicas


Existen muchas maneras de estructurar una novela, un cuento, un guion de cine, un texto teatral o incluso un cómic, pero, sin lugar a dudas, la más usada es la denominada estructura narrativa clásica. Fue estudiada ya en la Antigua Grecia, hace más de 2000 años, y de ahí su nombre. También se la conoce como estructura de tres actos. De ella vamos a hablar en este artículo.

Estructurar una narración significa establecer cuáles son las partes que la componen y cómo se relacionan entre sí, de manera que cada una esté en el lugar adecuado, tenga la extensión correcta, encaje bien con las otras partes y contribuya a la unidad del texto. Dotar a nuestra obra de una buena estructura garantizará su solidez. Si no estructuramos bien nuestra narración, o si no la estructuramos en absoluto, se nos se vendrá abajo, como un edificio mal cimentado.

Por ejemplo, en el cuento Caperucita Roja, que seguro que conoces, primero se nos cuenta cómo la madre de Caperucita envía a su hija a casa de la abuelita, luego cómo Caperucita se encuentra con el lobo, luego cómo el lobo llega el primero a casa de la abuelita... Las escenas guardan relación entre sí, están dispuestas en un orden apropiado y ninguna se extiende más de lo necesario.

Pero imagínate que antes de que el lobo engañe y se coma a Caperucita, se nos contase cómo el leñador mata al lobo. ¿Qué pasaría? Pues que el relato perdería buena parte de su consistencia. De la misma manera, si el narrador se entretuviese durante veinte páginas en describirnos la casa de la abuelita, el cuento dejaría de estar bien proporcionado y posiblemente el lector se desinteresaría por él.


La estructura narrativa clásica es una forma sencilla de armar una narración. Es aplicable a los relatos de aquellas historias que se componen de una única línea argumental. Consta de tres partes, que son las siguientes:

La estructura narrativa clásica

Seguro que los nombres te suenan. Tambien podemos llamarlas Presentación, Nudo y Desenlace, o Primer acto, Segundo acto y Tercer acto, o Introducción, Confrontación y Solución. Veamos en qué consiste cada una:

Planteamiento

Ocupa el tramo inicial del relato, y en él contamos todo lo necesario para situar al lector: dónde transcurre la acción, cuándo transcurre, quién es el protagonista y en qué situación se encuentra. Además, explicamos qué acontecimientos provocan que la normalidad en la que vive el personaje quede alterada y comience su conflicto. El planteamiento suele ocupar, aproximadamente, una cuarta parte del total de la obra.

En el ejemplo de Caperucita, en el planteamiento se nos cuenta que Caperucita es una niña que vive con su madre. Un día, la madre envía a Caperucita al otro lado del bosque con una cesta para su abuelita. La madre le pide a su hija que no se entretenga por el camino y que no hable con desconocidos. Caperucita, como niña que es, marcha despreocupada. Entonces aparece el lobo.

Desarrollo

El desarrollo ocupa el tramo central del relato, y en él contamos cómo se suceden los acontecimientos desde que la normalidad en la que vive el protagonista queda alterada hasta que el asunto está a punto de resolverse (ya sea a su favor o en su contra). El desarrollo suele ocupar, aproximadamente, dos cuartas partes del total de la obra.

En el ejemplo, el lobo engaña a Caperucita, llega el primero a casa de la abuelita, la mata y se disfraza de ella. Caperucita llega a la casa y ve algo raro en el aspecto de su abuelita, pero antes de que pueda reaccionar, el lobo se lanza sobre ella y se la zampa. ¿Es el fin de la niña?

Resolución

Finalmente, en la resolución, último tramo del relato, contamos cómo se resuelve el asunto y mostramos la situación en la que quedan los personajes tras los hechos vividos. La resolución suele ocupar, aproximadamente, un cuarto de la obra.

En el ejemplo, un leñador oye los gritos de auxilio de Caperucita, acude a la casa, mata al lobo y rescata a la niña, que puede volver con su madre sana y salva. La pobre abuela descansa en paz y Caperucita aprende (y el lector también) que conviene tener cuidado con los desconocidos.


Una vez conocemos la estructura narrativa clásica, podemos modificarla según nos convenga. Por ejemplo, en lugar de empezar la narración por el principio de la historia, podemos recurrir a las técnicas in medias res (empezar la narración por un punto intermedio de la historia) e in extrema res (empezar la narración por el final de la historia). También podemos recurrir a estructuras más complejas: anidar una historia dentro de otra, por ejemplo, de manera que la obra ya no esté organizada en tres partes sino en seis: dos planteamientos, dos desarrollos y dos resoluciones. Esto es ya material avanzado.


Este material pertenece al curso de novela que imparte César Sánchez.



Twitter Facebook


Curso Online de Guion de Cine

Curso de Guion de Cine
¡Lánzate a escribir un guion de cine! En este taller trabajarás una historia a partir de su idea inicial hasta dejarla a punto para ser llevada a la pantalla. Nuestro profesor te asistirá en todo el proceso.



Únete a nuestro ejército (literario)

Recibe en tu correo electrónico nuestros artículos, las convocatorias y fallos de nuestros concursos literarios, descuentos en nuestros cursos de escritura... La subscripción es gratuita, y podrás desubscribirte con un simple clic.