|  Login



Blog > Cómo desadverbializar tu escritura

Cómo desadverbializar tu escritura


Icono de color ffd040
Por César Sánchez Ruiz



Lápiz con goma de borrar



En dos artículos previos, Cómo desadjetivar tu escritura y Cómo desgerundizar tu escritura, te había explicado cómo lo debes hacer para no excederte en el uso de los adjetivos y de los gerundios. Pues bien, como no hay dos sin tres, voy a explicarte ahora cómo lo debes hacer para no excederte en el uso de los adverbios.

Como ya sabrás, los adverbios son palabras que complementan o modifican el significado de otro elemento de la oración (un verbo, un adjetivo, otro adverbio...) o, incluso, el de la oración entera.

Por ejemplo, la palabra tan es un adverbio; en la siguiente oración está complementando el significado del adjetivo rápido:

No conduzcas tan rápido, que es peligroso.

También lo es la palabra bastante; en la siguiente oración está complementando el significado del verbo llover:

Ayer llovió bastante.

Es igualmente un adverbio la palabra nunca; en la oración que sigue está modificando el significado del resto de la oración:

Nunca te bañes después de comer.

Únicamente algunos adverbios suelen generar problemas. En particular, a menudo se hace un uso excesivo de los terminados en -mente. Ya con menor frecuencia, se hace un mal uso de algunos adverbios de cantidad, como más, mucho y muy.

Los adverbios terminados en -mente se forman añadiendo el sufijo "mente" a un adjetivo en forma femenina o neutra. Como dato curioso, te diré que son de las pocas palabras del español que no son ni agudas, ni llanas, ni esdrújulas, ni nada que se le parezca, sino que tienen dos sílabas tónicas: una en el adjetivo a partir del cual se han formado, y otra en el sufijo.

có/mo/da/mén/te

Se trata de palabras que resultan muy fáciles de insertar en la oración, y por ello se tiende a abusar de ellas. Cuando las usamos en exceso, desvirtuamos el texto por partida doble: por un lado, dejamos de incluir expresiones más variadas; por otro, al tratarse de palabras de, como mínimo, tres sílabas, y terminar todas con las mismas cinco letras, su uso repetido llama la atención, y acaba distrayendo.

Bien. Para saber cuándo nos estamos excediendo en el uso de los adverbios terminados en -mente, he llevado a cabo un experimento alquímico-literario similar al que ya hice en el caso de los adjetivos y de los gerundios.

En primer lugar, he buscado entre los textos que he corregido estos últimos días uno en el que hubiese indicado un exceso de adverbios terminados en -mente y, cuando lo he encontrado, he calculado la proporción de estos: he visto que el texto tenía 222 palabras y que, de ellas, 5 eran adverbios de este tipo, es decir, el porcentaje era superior al 2 %.

Luego he buscado un texto en cuya revisión no hubiese indicado un abuso de ellos, y, de nuevo, he calculado su proporción: he visto que el texto tenía 2863 palabras y que, de ellas, 11 eran adverbios terminados en -mente, es decir, el porcentaje estaba entre el 0 % y el 1 %.

A continuación he calculado el porcentaje de adverbios terminados en -mente en los textos de algunas obras conocidas, y he obtenido los siguientes resultados:

El relato Continuidad de los parques, de Julio Cortázar, tiene 541 palabras, de las cuales 6 son adverbios terminados en -mente, es decir, el porcentaje es algo más del 1 %.

Otro texto de este autor, Preámbulo a las instrucciones para dar cuerda al reloj, tiene 228 palabras, de las cuales 2 son adverbios terminados en -mente; es decir, el porcentaje es algo menos del 1 %.

El poema Coplas por la muerte de su padre, de Jorge Manrique, tiene 2333 palabras, de las cuales solo 1 es un adverbio terminado en -mente, es decir, el porcentaje está muy cerca del 0 %.

Por su parte, el poema La boca, de Miguel Hernández, que tiene 239 palabras, no tiene ningún adverbio terminado en -mente, es decir, el porcentaje es 0 %.

El último texto de la muestra ha sido el Decalógo del escritor, de Augusto Monterroso: he visto que tiene 436 palabras, de las cuales solo 1 es un adverbio terminado en -mente: el porcentaje está, de nuevo, muy cerca del 0 %.

Tengo ya, como puedes ver, una referencia más o menos válida de cuál es la proporción aceptable de adverbios terminados en -mente en un texto, e, incluso, al igual que sucedió cuando hice el experimento con los gerundios, me he hecho con un dato tan significativo como es que perfectamente podemos escribir un texto sin recurrir en ningún momento a este tipo de adverbios. Puedes usarla ahora para averiguar si en tus textos estás incluyendo más adverbios terminados en -mente de los recomendables. Sigue estos pasos:

Cuenta los adverbios terminados en -mente que hayas usado en un texto y el total de palabras del texto, divide el primer número por el segundo y multiplícalo por cien: el resultado es el porcentaje de adverbios terminados en -mente que tiene ese texto. No es necesario que uses un texto entero, sino que te puede valer con un fragmento de unas 400 palabras.

Para localizar los adverbios terminados en -mente lo tienes fácil: busca la cadena de caracteres "mente". De las palabras que encuentres, tendrás que descartar las que no sean adverbios; por ejemplo, la palabra cementerio, en caso de que aparezca entre ellas.

Si el porcentaje que has obtenido es superior a 2, estás, casi seguro, abusando de los adverbios terminados en -mente, y deberás proceder a librarte de algunos de ellos.

Si el porcentaje está entre 0 y 2, no estás abusando de ellos, salvo, quizás, ocasionalmente: por ejemplo, puede que estés poniendo dos en una misma oración, uno muy cerca del otro.

Y si el porcentaje es 0, es decir, si no has usado ninguno, ¡enhorabuena!: puedes tener la certeza de no estar abusando de ellos, y nadie te va a poder decir nada por no haberlos usado, ya que, como hemos visto, es posible escribir un texto sin recurrir a ellos.


¿Ya has hecho el test? ¿Estás excediéndote en el uso de los adverbios terminados en -mente? Voy a darte unas indicaciones para que puedas librarte de ellos:

¿NECESITAS AYUDA CON TU PROYECTO LITERARIO?
SERVICIO DE TUTORÍA


¿Quieres escribir una obra de ficción (una novela, un guion de cine o de serie de TV, un texto teatral...) y no sabes por dónde empezar? ¿Te has lanzado a ello y te has atascado? Deja que alguien con experiencia te guíe en tu proyecto.



Lo primero que has de hacer es comprobar, para cada uno, si realmente aporta algo. Si la oración queda igualmente bien sin él, te lo podrás ahorrar. En la mayoría de los casos, la razón de que el adverbio no aporte nada es que con él se está redundando, es decir, ofreciendo una información que ya la ofrece el resto de la oración. Por ejemplo, en...

Corrió rápidamente.

... el adverbio rápidamente es redundante, ya que correr es una acción que. por defecto, implica ya una cierta rapidez. Lo correcto es dejar la oración en...

Corrió.

Ya en caso de que el adverbio sí esté aportando algo, deberás comprobar si puedes substituirlo por una expresión sinónima. Por ejemplo, en lugar de...

vestía elegantemente

... puedes poner...

vestía con elegancia

Otra opción que tienes para quitar un adverbio terminado en -mente que sí esté aportando algo es substituir el elemento al que complementa o modifica por otro que lleve implícito el significado del adverbio. Por ejemplo, en vez de...

se ató firmemente

... puedes poner...

se amarró

Ya en cuanto a los adverbios más, mucho y muy, el uso incorrecto o excesivo que a menudo se hace de ellos tiene, en la mayoría de los casos, la misma causa y la misma solución que el de los adverbios terminados en -mente.

Así, en cuanto al adverbio más, es habitual redundar con él: a menudo se usa como complemento de verbos que ya llevan implícito el significado "más". En vez de...

no insistas más

... lo correcto es poner...

no insistas

... así, sin más.

Con mucho sucede exactamente lo mismo. En vez de...

me insistió mucho

... lo correcto es poner...

me insistió

... sin el mucho.

Luego, por ejemplo, se tiende a usar este adverbio, mucho, en ocasiones en que perfectamente se puede hacer que su significado lo tenga el elemento al que acompaña. Fíjate: en vez de...

le gustaba mucho

... se puede poner...

le apasionaba

Lo mismo sucede con el adverbio muy. En vez de...

una casa muy grande

... se puede poner...

una casa enorme

En cualquier caso, los adverbios de cantidad no se usan tanto, en general, como los terminados en -mente, por lo que no tendrás que preocuparte tanto por ellos.

Bueno, pues hasta aquí este artículo dedicado a los adverbios. Si la explicación te ha resultado valiosa, y no quieres perderte las próximas que escriba, únete a mi ejército literario, y te enviaré un aviso cada vez que publique en el blog, además de contenidos que solo envío a mi lista.



PONLE EL TURBO A TU ESCRITURA


No te conformes con leer artículos en un blog. Da el salto: subscríbete a mis envíos y te iré equipando con contenidos adicionales que te ayudarán a llevar tus textos a las alturas.





Comparte en Twitter Comparte en Facebook