Taller de Escritores
Taller de Escritores

Inicio > Blog > Epitafios

Epitafios: fitness literario (II)
o cómo practicar la escritura en tus ratos muertos


Icono de color ffd040
Icono de color ffd040
Por César Sánchez



Relámpago



Tras haberte hablado de la escritura libre y del monólogo interior, voy a hablarte ahora del que probablemente sea el género literario más antiguo del mundo: el epitafio. Lo aprovecharé para proponerte una nueva sesión de fitness literario, para que mantengas tu escritura en forma.

Como seguramente sabrás, un epitafio es el texto que se escribe en la lápida de una tumba en memoria de la persona fallecida.

Por lo general, los epitafios son frases convencionales, del tipo "Descanse en paz" o "No te olvidamos". En ocasiones, sin embargo, son textos más elaborados o creativos.

Voy a darte a leer algunos, para que puedas hacerte una idea:

Para empezar, aquí tienes el que, según se cree, figura en la tumba de Alejandro Magno († 323 a. C.), cuyo paradero, como el del Santo Grial, se desconoce:

UNA TUMBA ES SUFICIENTE PARA AQUEL A QUIEN EL UNIVERSO NO BASTARA

A continuación te muestro el que es sabido que figuró en la tumba del astrónomo Johannes Kepler († 1630), que fue destruida durante la guerra de los Treinta Años:

MEDÍ LOS CIELOS; AHORA MIDO LAS SOMBRAS

Fíjate en que en tanto en uno como en otro se ha recurrido al contraste. Como ya comenté en este artículo, el contrate es un recurso aplicable a cualquier tipo de texto.

Bien, sigamos. Los escritores, a menudo, componen sus propios epitafios. Lo hizo, por ejemplo, el poeta estadounidense Robert Frost († 1963):

ROBERT LEE FROST
MAR. 26. 1874 - JAN. 29. 1963
TUVE UNA RIÑA DE ENAMORADOS CON EL MUNDO


Junto a la tumba del poeta chileno Vicente Huidobro († 1948) hay una lápida con la siguiente inscripción:

ABRID LA TUMBA
AL FONDO DE ESTA TUMBA SE VE EL MAR


El cómico irlandés Spike Milligan († 2002) también escribió el suyo:

TERENCE ALAN (SPIKE) MILLIGAN
1915 - 2002
OS DIJE QUE ESTABA ENFERMO


Y lo mismo hizo la humorista, escritora y crítica estadounidense Dorothy Parker († 1967):

AQUÍ YACEN LAS CENIZAS DE DOROTHY PARKER
1893 - 1967
DISCULPEN POR EL POLVO


El del pistolero Jesse James († 1882) lo escribió su madre:

JESSE WOODSON JAMES
SEPT. 5, 1847
ASESINADO
APR. 3, 1882
POR UN TRAIDOR Y COBARDE CUYO NOMBRE NO MERECE FIGURAR AQUÍ


Jasse James murió al ser disparado por la espada por un tal Bob Ford. En la tumba de éste está escrito lo siguiente:

BOB FORD
DEC. 8. 1841 - JUNE 8. 1892
EL HOMBRE QUE DISPARÓ A JESSE JAMES


Puedes ver que los epitafios son, por lo general, textos concisos, y que la intención del autor es diversa: puede ser un texto en el que se exprese un deseo, pero también uno en el que se informe de quién fue la persona que está enterrada en la tumba, qué hizo o cómo murió. También puede ser una reflexión sobre la vida o la muerte, o un texto humorístico, o todo a la vez. Puede ser obra de la propia persona fallecida o de terceros. En ocasiones van dirigidos, en segunda persona, al visitante de la tumba.

Vamos ya con la sesión de fitness literario. Se trata de que escribas unos cuantos epitafios. Voy a darte algunas opciones, para que te resulte más fácil, y a ponerte de ejemplo unos cuantos epitafios que me dio por escribir en su momento.

Para empezar, puedes escribirle el epitafio a algún personaje famoso (que ya haya fallecido, así no se enfadará). Por ejemplo, al doctor Livingstone, a quien otro famoso explorador, Stanley, le dijo la famosa frase "El doctor Livingstone, supongo" cuando le encontró tras haber recorrido media África en su busca, le podrías poner el siguiente epitafio:

AQUÍ YACE
EL DOCTOR LIVINGSTONE, SUPONEMOS


A Harry Houdini, que se hizo muy conocido por sus trucos de escapismo, le podrías poner éste:

AQUÍ YACIÓ
HARRY HOUDINI
ESCAPISTA


A saber dónde estará ahora.

No tienes por qué escribir el epitafio de una persona famosa, sino que puede ser el de una persona cualquiera. El epitafio puede informar de cuál fue, por ejemplo, su profesión:

AQUÍ YACE
MÁXIMO PI CUADRADO
PROFESOR DE MATEMÁTICAS
EL SEÑOR LE ACOJA EN SU SENO, COSENO O TANGENTE


Como ves, en un epitafio puedes jugar con el nombre de la persona fallecida y con las palabras en general.

Las aficiones te darán mucho juego. Por ejemplo, podrías escribir éste epitafio:

DESCANSA EN PAZ
HORIZONTALES:
1. SÉPTIMO MES
2. EN LOS RINCONES DEL AJEDREZ
3. NOS DA MANZANAS
GRAN AFICIONADO A LOS CRUCIGRAMAS


La solución la tienes al final del artículo.

También te darán mucho juego las aflicciones:

AQUÍ YACE
UN CLAUSTRÓFOBO
POR FAVOR, DEJEN LA TUMBA ABIERTA, TAL COMO ESTÁ


Cómo no, puedes pensar en cuál sería el epitafio de un personaje de ficción. Por ejemplo, al Correcaminos le podrías poner éste:

AQUÍ YACE EL CORRECAMINOS
RIP-RIP


A Yoda, éste:

AQUÍ YODA ENTERRADO ESTÁ

Al Hombre Invisible, éste:

AQUÍ YACE EL HOMBRE INVISIBLE
AVISO: ESTA TUMBA NO ESTÁ VACÍA


Bueno, en realidad, el Hombre Invisible, al morir, se hizo visible, pero haremos la vista gorda.

Bien, seguimos. Para la tumba de la Bella Durmiente, podrías pensar en éste:

AQUÍ YACE
LA BELLA DURMIENTE
SE RUEGA NO ABRIR LA TUMBA PARA DARLE UN BESO
NO ESTÁ DORMIDA: ESTÁ MUERTA


Al ave Fénix no tenían que haberlo enterrado. ¡Pobre! ¿De quién fue la idea?

DESCANSA EN PAZ
EL AVE FÉNIX
NO LO INCINERARON Y AQUÍ SIGUE


En la tumba del dinosaurio del famoso cuento de Augusto Monterroso ("Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí"), el epitafio no podría ser otro que éste:

EL DINOSAURIO TODAVÍA YACE AQUÍ

Por último, cómo no, puedes escribir el epitafio de tu propia tumba. Podría ser, por ejemplo, éste:

EN ESTOS MOMENTOS NO PUEDO ATENDERLES

O éste:

AHORA SÍ, HE TOCADO FONDO

O, quizás, éste:

EL ÚLTIMO, QUE APAGUE LA LUZ


¿Te animas a escribir tus propios epitafios? Si te animas, envíalos por email a Taller de Escritores, que si brillan con luz propia, aparecerán publicados en esta entrada del blog junto con tu nombre o pseudónimo.


HASTA AQUÍ ME TRAJO EL RÍO

Claudia Gutiérrez


GRACIAS POR SU VISITA
COMPRENDERÁN POR QUÉ NO LOS INVITO A PASAR


Sebastián Nelson


AQUÍ YACE EL PISTOLERO QUE A MÁS GENTE ASESINÓ
SE LE ESCAPÓ UNA BALA


Pedro Corporán


SABÍA QUE VENDRÍAS

Estela Valencia


AQUÍ YACE PAUL DIRAC
TANTO ESTUDIÓ LA ANTIMATERIA
QUE EN ELLA SE CONVIRTIÓ


Bruce Millecento


ABRIR SÓLO EN CASO DE EXTREMA NECESIDAD

Alberto Díaz


Aquí tienes otro ejercicio de fitness literario.


Solución: Julio Torres Manzano




Curso de Escritura (Variada y) Creativa

¡Lánzate a escribir!


Explora el territorio de la escritura creativa STOP Practica sus recursos STOP Aprende a expresarte sin tropiezos STOP Un profesor te guiará FULL STOP



Únete a un ejército (literario)


Irás recibiendo por email la equipación que necesitas: artículos sobre técnicas de escritura, descuentos en los cursos y servicios, avisos de eventos y actividades... La subscripción es gratuita, y podrás desubscribirte con un simple clic.



Comparte en Twitter Comparte en Facebook