|  Login



Blog > Ejemplos de haiku

Ejemplos de haiku


Icono de color ffd040
Por César Sánchez Ruiz



Quedó en el árbol / una hoja amarilla. / Detrás, el cielo.



Si has llegado hasta aquí es porque quieres leer algunos haikus. En este artículo voy a mostrarte unos cuantos, y al final del mismo pondré un enlace para que puedas leer más.

Cómo seguramente sabrás, el haiku es un género poético de origen japonés. Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Suelen mostrar escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y a menudo incluyen una palabra o expresión que remite a un momento del año. Ya si quieres saber más sobre las características del género, puedes leer este artículo.

A continuación tienes ya los haikus. Son ocho: una pequeña selección que he hecho de entre todos los que he tenido ocasión de conocer hasta la fecha.

El primero es uno de Matsuo Basho (1644-1694):


Luna de agosto.
En el portón irrumpe
la marejada.


Matsuo Basho


Matsuo Basho fue el pionero de este género poético. En este haiku, el kigo (la palabra o expresión que hace referencia a un momento del año) es "Luna de agosto", que nos remite a una noche de este mes.

El siguiente es de uno de sus discípulos, Takarai Kikaku (1661-1707):


¡Ah, el mendigo!
El verano lo viste
de tierra y cielo.


Takarai Kikaku


A menudo, en los haikus, se juega con el contraste y con la combinación de elementos: en este que acabo de poner, el autor ha mencionado tanto la tierra como el cielo.

El que vas a leer ahora es de Tan Taigui (1709-1771):


Mañana fría.
Voces de peregrinos
que se despiden.


Tan Taigui


En este caso, el kigo es la expresión "Mañana fría", que nos remite al invierno.

A continuación tienes uno de Oshima Ryota (1718-1787):


Lluvias de mayo
y de pronto, la luna
entre los pinos.


Oshima Ryota


En él vuelve a aparecer la luna. En este caso, el haiku remite, de manera directa, a la primavera.

El siguiente es de Kobayashi Issa (1763-1827), otro gran maestro haijin:


Al Fuji subes
despacio —pero subes,
caracolito.


Kobayashi Issa


En este haiku, el kigo es la palabra "caracolito", que nos remite igualmente a la primavera, aunque de manera indirecta, en este caso; es en esta época cuando los caracoles más se dejan ver.

El quinto ejemplo es de otro autor clásico, Masaoka Shiki (1867-1902):


Corté una rama
y clareó mejor
por la ventana.


Masaoka Shiki


Fíjate en que algunos de los haikus que he mostrado sí tienen rima, pero pasa desapercibida. De eso se trata en un haiku, de que la atención no la llame el texto en sí, sino el instante mostrado y la emoción que ha causado su contemplación.

Tienes ahora uno de Kijo Murakami (1865-1938):


Mañana de otoño.
Me miro en el espejo
y veo a mi padre.


Kijo Murakami


La estación del año, en los haikus, suele simbolizar una época de la vida: en este último haiku, el otoño simboliza la edad adulta, en la que ya la juventud ya ha quedado atrás.

El que vas a leer a continuación es de Taneda Santoka (1882-1940):


Por más que las cruzo,
por más que las cruzo,
montañas verdes.


Taneda Santoka


Como ves, los haikus se escriben con un estilo sencillo, coloquial: apenas hay lugar para las metáforas, el vocabulario culto, las expresiones rebuscadas... Fíjate también en que este último haiku no tiene exactamente 5-7-5 sílabas, sino que el primer verso tiene alguna más de las esperadas, pero no por ello deja de ser un haiku.

Para acabar, un haiku de un autor occidental: el sueco Tomas Tranströmer (1931-2015):


Ladrón cazado:
con los bolsillos llenos
de setas frescas.


Tomas Tranströmer


El kigo, en este haiku, es la expresión "setas frescas", que nos remite al otoño.


Si no has tenido suficiente con estos ocho ejemplos, aquí tienes algunos haikus de mis alumnos.

¿Quieres aprender a escribir haikus? He escrito un artículo en el que doy unas indicaciones iniciáticas sobre cómo escribirlos. Si deseas recibir la explicación, únete a mi ejército literario, y te llegará un enlace para que puedas descargártelo.



CURSO DE HAIKU
EL CAMINO DEL HAIJIN


Chara azul
Aprende a robarle instantes al tiempo y a plasmarlos en diecisiete sílabas. En este curso practicarás la técnica del haiku y recibirás revisiones de todos los que escribas.




PONLE EL TURBO A TU ESCRITURA


No te conformes con leer artículos en un blog. Da el salto: subscríbete a mis envíos y te iré equipando con contenidos adicionales que te ayudarán a llevar tus textos a las alturas.





Comparte en Twitter Comparte en Facebook