|  Login



Blog > Ejemplos de haiku

Ejemplos de haiku


Icono de color ffd040
Por César Sánchez Ruiz



Quedó en el árbol / una hoja amarilla. / Detrás, el cielo.


El haiku es un género poético de origen japonés. Los haikus se escriben, según la tradición, en tres versos sin rima, de 5, 7 y 5 sílabas, respectivamente. Suelen hacer referencia a escenas de la naturaleza o de la vida cotidiana, y a menudo incluyen una referencia a una época o momento del año (kigo). Si quieres saber más sobre las características de este tipo de poesía, puedes leer este artículo.

A continuación tienes algunos ejemplos de haiku. El primero es uno de Matsuo Basho (1644-1694):


Noche sin luna.
La tempestad estruja
los viejos cedros.


Matsuo Basho


A Matsuo Basho se le considera el padre del género.

El que sigue es un haiku de uno de sus discípulos, Yosa Buson (1716-1784):


Pasó el ayer,
pasó también el hoy;
se va la primavera.


Yosa Buson


El siguiente es de Kobayashi Issa (1763-1827), otro gran maestro haijin:


Al Fuji subes
despacio —pero subes,
caracolito.


Kobayashi Issa


El cuarto ejemplo es de otro autor clásico, Masaoka Shiki (1867-1902):


Corté una rama
y clareó mejor
por la ventana.


Masaoka Shiki


Fíjate en que algunos de los haikus que ya he mostrado sí tienen rima, pero pasa desapercibida. De eso se trata en un haiku: de que las palabras no llamen la atención por sí mismas, sino que lo único que la llame sea el instante que mostramos.

Pasamos ya a los autores occidentales. El que sigue es uno del argentino Jorge Luis Borges (1899-1986):


¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?


Jorge Luis Borges


Turno ahora del mexicano Octavio Paz (1914-1998):


Hecho de aire
entre pinos y rocas
brota el poema.


Octavio Paz


Aquí va uno del uruguayo Mario Benedetti (1920-2009):


tiembla el rocío
y las hojas moradas
y un colibrí


Mario Benedetti


Para acabar, uno del sueco Tomas Tranströmer (1931-2015):


Ladrón cazado:
con los bolsillos llenos
de setas frescas.


Tomas Tranströmer


Si no has tenido suficiente con estos ocho ejemplos, aquí tienes algunos haikus de mis alumnos.

¿Quieres aprender a escribir haikus? He escrito un artículo en dos partes en el que doy indicaciones sobre cómo escribirlos. Si deseas recibirlo, únete a mi ejército literario, y lo recibirás por email.


Sendas de Oku, Matsuo Basho, versión en castellano de Octavio Paz y Eikichi Hayashiya, UNAM, 1957.
Jaikus inmortales, Antonio Cabezas, Ediciones Hiperión, 1983.
La cifra, Jorge Luis Borges, Alianza Editorial, 1981.
Libertad bajo palabra, Octavio Paz, Fondo de Cultura Económica, 1960.
Rincón de haikus, Mario Benedetti, Editorial Sudamericana, 2000.
9 haikus del hospicio Hällby, Tomas Tranströmer, 1959.


ESCRIBE, Y DEJA QUE LA GENTE HABLE


Subscríbete a los envíos por email de Taller de Escritores e irás recibiendo contenidos con los que mejorarás tu escritura y catapultarás tus textos.




Comparte en Twitter Comparte en Facebook