Taller de Escritores
Taller de Escritores

Inicio > Blog > 3 recursos avanzados para guionistas

3 recursos avanzados para guionistas


Icono de color ffd040
Icono de color ffd040
Por César Sánchez



Número 7 en cuenta atrás


Me he dado cuenta de que llevaba bastante tiempo sin publicar un artículo exclusivo de guion de cine. El último había sido Cómo escribir un guion de cine, allá en febrero. Para solventarlo, en el artículo de hoy explico no uno, sino tres recursos avanzados para guionistas: la voz en off, la secuencia de montaje y las transiciones.

¿Preparados? Luces, cámara, ¡acción!

1. Voz en off

En realidad, la expresión anterior debería ser "Luces, sonido, cámara, ¡acción!", que es el orden en el que se confirma la preparación de una toma. El sonido es una parte importantísima en cualquier película, y no hay que descuidarlo. Precisamente, el primer recurso del que te voy a hablar es un recurso de sonido.

El término voz en off se emplea para hacer referencia a aquella voz cuyo emisor no aparece en pantalla; o sí aparece, pero no lo hace pronunciando las palabras que se oyen.

Por ejemplo, en una escena en la que se muestra a un ladrón que se ha atrincherado en el interior de una sucursal bancaria y se escucha cómo la policía, desde el exterior, le ordena por el altavoz que salga con los brazos en alto, la voz de la policía es una voz en off. También sería una voz en off la que nos fuese transmitiendo el pensamiento del ladrón mientras le vemos caminar nervioso de un lado a otro. Igualmente, sería una voz en off la de un narrador que nos explicase algo sobre este personaje: por ejemplo, qué le había llevado a robar el banco.

Para indicar que una voz se oye en off, pondremos esta palabra, "OFF", tras el nombre del personaje, entre paréntesis, tal como se indica en este ejemplo (la palabra aparece resaltada en color azul):

INT. SUCURSAL BANCARIA - DÍA

Un HOMBRE armado con una escopeta camina nervioso por el local. Los EMPLEADOS y los CLIENTES están tumbados en el suelo, boca abajo, con las manos en la nuca.

POLICÍA (OFF)
(hablando por un altavoz)
¡Salga con los brazos en alto!


Podremos recurrir a la voz en off cuando, simplemente, queramos que se oiga lo que dice un personaje que no esté en el lugar que muestra la cámara, sino, por ejemplo, al otro lado de una pared. Es el caso de la voz del policía del ejemplo anterior.

También nos será útil cuando el personaje que hable sí esté en la escena, pero no queramos que la cámara lo capte. Por ejemplo, si un personaje está sentado en la mesa de un restaurante, y de repente oye que alguien a su espalda le llama por su nombre, esta voz la podríamos marcar como voz en off para reflejar que, al igual que el personaje, el espectador no verá, de momento, quién ha hablado.

Por su parte, una voz en off a modo de voz narradora nos servirá para dar información que resultaría muy costoso, ya sea en términos de tiempo narrativo o de recursos de producción, comunicar en escena. Por ejemplo, podemos usar una voz en off para situar al espectador en el contexto de la historia al inicio de la película o para presentar a su protagonista, en lugar de incluir escenas preliminares que lo expliquen.

Por último, podemos usar una voz en off para comunicar los pensamientos de un personaje. Por ejemplo, si el personaje es un psicópata que oye voces en su cabeza, y queremos que el espectador oiga también estas voces, podríamos hacer que se escuchen en off.

2. Secuencia de montaje

Una secuencia de montaje es una serie de escenas breves con las que se narra de forma resumida unos hechos que tienen lugar en un periodo de tiempo extenso. Suele ir acompañada de música.

En una secuencia de montaje podríamos resumir, por ejemplo, cómo una persona pasa tres días en una ciudad haciendo tiempo mientras espera a otra persona: mostraríamos cómo escucha a un músico ambulante, cómo camina por una calle solitaria, cómo contempla los patos de un lago, cómo se toma un helado, cómo cruza por un puente sobre las vías del tren, etc.

La forma de escribir una secuencia de montaje es la siguiente:

SECUENCIA DE MONTAJE - VARIOS LUGARES
Suena una música tranquila.

EXT. ESQUINA. DÍA
LUISA escucha a un músico ambulante.

EXT. CALLE. DÍA
LUISA camina por una calle solitaria.

EXT. PARQUE. DÍA
LUISA contempla los patos de un lago.

EXT. PLAZA. DÍA
LUISA se toma un helado.

EXT. PUENTE SOBRE LAS VÍAS DEL TREN. DÍA
LUISA cruza un puente sobre las vías del tren.

FIN DE LA SECUENCIA DE MONTAJE


La acción de una secuencia de montaje puede transcurrir en una única localización en lugar de en varias. Por ejemplo, podríamos mostrar cómo un espía, siguiendo órdenes, se pasa tres días encerrado en la habitación de un hotel esperando a que llegue la persona que ha de darle nuevas instrucciones. En este caso, la forma de escribir la secuencia de montaje sería la siguiente:

SECUENCIA DE MONTAJE
Suena una canción de hilo musical.
INT. HABITACIÓN DE HOTEL. DÍA

El ESPÍA, tumbado en la cama, mira la TV.
El ESPÍA recibe la pizza que le trae un repartidor a domicilio.
El ESPÍA, de pie, mira por la ventana.
El ESPÍA recibe la hamburguesa con patatas que le trae un repartidor a domicilio.
El ESPÍA hace flexiones.
El ESPÍA recibe la comida china que le trae un repartidor a domicilio.
El ESPÍA, sentado en el escritorio, tamborilea con los dedos en la mesa.


La secuencia de montaje es un recurso cinematográfico que substituye a lo que en una narración escrita (una novela, por ejemplo) sería un resumen realizado por el narrador. El cine, como medio audiovisual que es, pide que la historia se muestre en escena, no que la explique una voz o se lea en un texto que aparezca en pantalla, y una forma de mostrar una serie de hechos de manera breve es mostrar de manera aún más breve cada uno de ellos.

3. Transiciones

Las transiciones son los signos de puntuación del lenguaje cinematográfico. Existen varios tipos de transiciones, pero aquí nos limitaremos a ver los tres más frecuentes, que son el corte, el encadenado (o disolvencia) y el fundido (o cierre/apertura). Veremos los usos de cada uno en los inicios y finales de escena, que son los que, básicamente, podremos indicar en un guion.

El corte es la transición más habitual. Consiste en un cambio inmediato de plano. Por ejemplo, si vemos cómo una persona camina por la calle y entra en una sucursal bancaria, y entonces cambia el plano y la vemos ya en el interior del local, lo que tenemos es una transición por corte.

La forma de indicar un corte es la siguiente (el corte aparece resaltado en color azul):

EXT. CALLE - DÍA

Un HOMBRE camina por la calle. Llega a la puerta de una sucursal bancaria y entra.

CORTA A:

INT. SUCURSAL BANCARIA - DÍA

En la oficina, aparte de los EMPLEADOS, hay algunos CLIENTES. El HOMBRE avanza hasta el centro de la oficina y saca una escopeta.

HOMBRE
¡Todos al suelo! (dirigiéndose a los empleados:) ¡Ustedes, salgan de ahí y échense al suelo! ¿A qué esperan? ¡Vamos!


Un corte se usa básicamente para unir escenas entre cuyas respectivas acciones hay una cierta continuidad temporal. En el ejemplo, el ladrón camina por la calle y entra en el sucursal bancaria, y justo a continuación, en la historia, pasa a estar en el interior de establecimiento, es decir, no es que cometa el atraco una hora después o al día siguiente, por lo que el corte ya nos va bien.

El corte es la transición por defecto, esto es: si al final de una escena no indicamos nada, se entenderá que pasamos a la siguiente por corte. Si lo indicamos, será para dar a entender que se produce, por ejemplo, un salto en el tiempo o un cambio radical de escenario. También podemos indicar variantes, como el corte a negro, con el que en lugar de aparecer la escena siguiente, lo que aparecerá será un plano negro.

Bien, pasemos a otro tipo de transición. El encadenado o disolvencia es el paso de una escena a otra mediante la desaparición progresiva de la imagen de la primera y, en simultáneo, la aparición progresiva de la imagen de la segunda.

El uso habitual del encadenado es indicar que se produce una elipsis de tiempo. Por ejemplo, si en una escena estamos acabando de contar cómo resiste el invierno una persona que vive aislada en un territorio inhóspito, y en la siguiente empezamos a contar qué le sucede ya en primavera, podemos pasar de una a otra mediante un encadenado.

También podemos usar el encadenado para indicar que, dentro de la historia que estamos contando, se empieza a contar otra historia, se reanuda su relato o se regresa a la primera. Por ejemplo, si en una escena mostramos a una persona que empieza a explicarle a su psicoanalista un sueño que ha tenido, y en la siguiente mostramos ya ese sueño, podemos enlazarlas mediante un encadenado.

La notación de un encadenado es la misma que para un corte, sólo que las palabras a poner son "ENCADENA A:" o "DISUELVE A:".

El fundido a negro o cierre a negro, por su parte, consiste en un oscurecimiento progresivo de la imagen hasta el negro total. Indica una finalización de lo que se venía contando. Habitualmente se usa para comunicar que ha terminado un bloque de la película o que se ha llegado al final de la misma.

Por ejemplo, si la historia del ladrón que asalta el banco constase de dos partes claramente diferenciadas, que podrían ser una en la que planea el robo, lo ejecuta y le detiene la policía, y otra en la que se hace popular a raíz del robo y le surgen nuevos problemas, podríamos usar dos fundidos en negro: uno tras la escena en la que la policía lo detiene y otro al final de la película.

La forma de anotar un fundido a negro es la misma que para el corte y el encadenado, solo que se ponen las palabras "FUNDE A NEGRO:" o "CIERRA A NEGRO:".

En lugar de fundir una imagen a un plano negro, podemos fundir un plano negro a una imagen, y en este caso tenemos un fundido desde negro o apertura desde negro. A menudo, las películas empiezan con un fundido desde negro. Un fundido desde negro indica justamente que empieza a contarse algo o que se reanuda el relato.

Un fundido desde negro se anota con las palabras "FUNDE DESDE NEGRO:" o "ABRE DESDE NEGRO:", que se ponen al inicio de la nueva escena, justo tras su encabezado.

EXT. CALLE - DÍA

ABRE DE NEGRO:

Un HOMBRE camina por la calle. Llega a la puerta de una sucursal bancaria y entra.


Los fundidos pueden hacerse a otro color distinto del negro. Por ejemplo, en un fundido a blanco, la imagen de la escena, en lugar de oscurecerse, va ganando luminosidad hasta quedar totalmente blanca. Un fundido a blanco indica también un cierre, pero tiene una connotación positiva, luminosa. Por ejemplo, si en la historia del ladrón, el protagonista acaba muriendo, pero logra redimirse, podemos cerrar la escena de su muerte con un fundido a blanco.


Aquí tienes más información sobre en qué formato se escribe un guion de cine.





Curso de Guion de Cine

Escribe un guion de cine


¡Lánzate a escribir un guion de cine! En este taller trabajarás una historia a partir de su idea inicial hasta dejarla a punto para ser llevada a la pantalla.



Únete a un ejército (literario)


Irás recibiendo por email la equipación que necesitas: artículos sobre técnicas de escritura, descuentos en los cursos y servicios, avisos de eventos y actividades... La subscripción es gratuita, y podrás desubscribirte con un simple clic.



Comparte en Twitter Comparte en Facebook