Taller de Escritores
Taller de Escritores

Inicio > Blog > Fitness literario (I): el abecegrama

El abecegrama: fitness literario
o cómo ejercitar la escritura a ritmo de abecedario


Icono de color ffd040
Icono de color ffd040
Por César Sánchez



Letras



Peso mis palabras en balanzas hechas con tela de araña.

Villiers de L'Isle-Adam (1838-1889)



Para mejorar la escritura, nada mejor que ejercitarla día a día. ¿Que no dispones de tiempo? ¡No te preocupes! Puedes ejercitarla escribiendo textos cortos: abecegramas, por ejemplo. En este artículo te explico qué es un abecegrama y cómo lo puedes hacer servir a modo de ejercicio de fitness (literario).

Un abecegrama es un texto cuyas palabras están dispuestas en orden alfabético según su letra inicial. Es decir: en un abecegrama, la primera palabra empieza por a, la segunda por b, la tercera por c, etc.

A continuación tienes un ejemplo de abecegrama:

Ayer, bajo cientos de espadas, fui grácilmente herido, ¡infieles!, jefes kuwaitíes los más, ninguna ñoñería. Oídme: ¿por qué? Ruido sordo te urdí, viva Wisconsin: xilófonos y zapatos adquirí baratos con dos euros. Fin.

Lo habitual, al escribir un abecegrama, es empezar por la a y llegar hasta la z, pero nada nos impide ir más allá de la z y dar una segunda vuelta al alfabeto, o dos vueltas más, o las que sean. En el ejemplo, yo he seguido hasta la f de la segunda vuelta. También podemos empezar por una letra que no sea la a (la e, por ejemplo), o avanzar en orden alfabético inverso: z, y, x...

Escribir un abecegrama te servirá para practicar, por ejemplo, la búsqueda de sinónimos: si has llegado a las puertas de, pongamos, la t, y ves que ahora te iría perfecto, para continuar el texto, un sustantivo que tienes pensado, pero que empieza por otra letra, puedes tratar de encontrar un sinónimo que empiece por t.

Aprovecho para recordar, aunque no haga falta, que el alfabeto español consta de 27 letras, que son: a, b, c, d, e, f, g, h, i, j, k, l, m, n, ñ, o, p, q, r, s, t, u, v, w, x, y, z. Si lo deseas, puedes incluir en tu abecegrama palabras para los dígrafos ch y ll, e incluso para los dígrafos gu y qu. Por el quinto dígrafo del castellano, rr, no has de preocuparte, ya que no existen palabras que empiecen por él.

No te resultará difícil ir escogiendo cada palabra de manera que la secuencia resultante tenga un mínimo de sentido, aunque ya verás que la cosa se complica un poco al llegar a ciertas letras, como la k, la ñ, la w o la x, ya que no hay tantas palabras que empiecen por ellas. Por ejemplo, para la x tenemos xenófobo/a, xenón, xerografía, xilófago/a, xilófono, y pocas más.

Si quieres, puedes recurrir a palabras del inglés o de cualquier otro idioma, o nombres propios, de ciudades de otros países, por ejemplo, siempre que la secuencia siga teniendo un mínimo de coherencia. Por ejemplo, para la x, puedes incluir el nombre de alguna población mexicana de las muchas que hay que empiezan por esa letra. También puedes usar acrónimos o nombres de marcas comerciales o, incluso, inventarte palabras, si te ves capaz de ello.

Y si en alguna letra te atascas del todo, siempre puedes saltártela, y arreglado, que por más que el texto resultante no pueda ser considerado ya un abecegrama íntegro, habrás practicado igual la escritura, que de eso se trata.

¿Te animas a escribir un abecegrama? ¿Eres capaz de dar dos vueltas al abecedario? ¿Y tres? Si escribes uno, envíanoslo por email, que si brilla con luz propia, aparecerá publicado aquí mismo junto con tu nombre o pseudónimo.

Aquí tenemos ya algunos:


LA FIESTA DE ISMENE

Abre, baila, canta. De esperar, flota grandiosa, hilarante Ismene. Jala, "kin", la llave menuda, necesitando ñorbos, oscila pretenciosa, quizá rozara sahumerios. Toma uvas, vino, whisky "X" y zapateando aparta bostezos. Canturrea disminuyendo espacios, folios, ganando hologramática inspiración. Ismene juzga kilométrica la llamada misteriosa. Ningún ñorbo opulento parece querer rondar sabrosas tinturas. Ufana, viciosa... Week-end xerófilo ya zambra.


Francia Zuleima Ortiz G.


Alguien bueno caminaba desde Esmeralda fantaseando gratuitamente, huyendo inspirado, juzgando kafkianos laberínticos, mirando niños ñoños ocultos porque resonaban terriblemente varios windsurfers xenofóbicos ya zamarreados alevosamente, brisas constantes del estuario. Fin

Patpel


Árboles balanceándose como dispares estatuas frágiles, gigantes húmedos, inconsolables jarcias kilométricas, líneas montaraces, nubes ñoñas ociosas. ¿Por qué reviven sus tormentos? Urdís vanas webs xilofágas. Yo, Zahorí.

Marusela Talbé


Antonio bajaba caminando: deporte energético fabuloso. Generalmente hábil, iniciaba jovial kilómetros largos. Motivo nunca ñoño, obligado por querer reconstruir sin tardanza útil, varios wáteres xenófobos y zafios.

Santiago García


—¡Alfonso! Buena cara debes enseñar fácilmente.
—Gracias, Horacio, igualmente. Jamás Knight lo mencionó. Nunca.
—O pensemos que razones sabias tuvo, últimamente valiosas.
—Walter, Xóchitl y Zulema, afortunadamente buscaron cómo decirlo.


Héctor Samuel Martínez


¡Ah! Buen camino diáfano el feliz ganador hoy inmortaliza jalando karma. La misma Nancy Ñuris organizará para que Raúl siga tirando una vena xenófoba ya zamarreada aunque batida con dos espadas filosas ganadas hoy íntimamente. Justo Karina le mostraba nuevamente ñoña obediencia pero tocando un viejo xilófono ya zarandado.

José Gianotti


ARTISTA EN DESGRACIA

Antes buscaba canciones dulces en fechas gratas. Hechos infortunados jalonaron. Karina lastimó muchas noches. Ñanga oscura puso querendona, rasgando suavemente todo universo voluntario. " ¡Watercloset!, xilofonista yace zafio", así berreó Carlos dando escupitajos.


Óscar Maldonado Sierra


"África", bello cuadro de esta famosa galería, ha impresionado: jirafas, koalas, luminosas llanuras, mesetas, nubes, ñus. Observándolo, parecería que resplandece; sus trazos uniformes vibran.

Williams Xavier Yribarren

Zaragoza


Catalina Brum


Anduve bastantes calles, chaflanes desiertos, esperando finalmente ganar horas importantes. Junté kilómetros, la lluviosa mañana nueva. Ñoñerías ocultas, ¿por qué? resaltaba tanta urdimbre vana, webs xerografiadas y zafias. Avancé burdamente, cuánto chantaje desesperado estaba filtrando. Gané hasta indecibles jalones kafquianos. Los llantos manaron nítidos, ñoras opacadas por querer respetarlo todo. Utilicé vanamente, whisky xenófobo y zaíno

Rosalways


Aquí tienes otro ejercicio de escritura.





Curso de Escritura (Variada y) Creativa

¡Lánzate a escribir!


Explora el territorio de la escritura creativa STOP Practica sus recursos STOP Aprende a expresarte sin tropiezos STOP Con la guía de un profesor FULL STOP



Únete a un ejército (literario)


Irás recibiendo por email la equipación que necesitas: artículos sobre técnicas de escritura, descuentos en los cursos y servicios, avisos de eventos y actividades... La subscripción es gratuita, y podrás desubscribirte con un simple clic.



Comparte en Twitter Comparte en Facebook