Taller de Escritores Taller de Escritores de Barcelona | Mapa web | RSS | Síguenos en Twitter


Talleres online
Inicio: 24 de septiembre
Inicio: 26 de septiembre
Diario / blog

La sinopsis es una herramienta imprescindible tanto para novelistas como para guionistas.

La revisión y el análisis de un guion literario por parte de un profesional es la mejor manera de mejorar una obra acabada.

El guion es la base de cualquier película. Antes de rodar un cortometraje o largometraje, la historia tiene que estar escrita, los personajes caracterizados y los diálogos redactados.

Los guiones de cine se escriben siguiendo un formato específico que permite que el director, los actores y cualquier persona que intervenga en la realización de la película puedan interpretarlo correctamente.

Subscripciones

Subscríbete a
Introduce tu e-mail


Ejemplo de guion literario





Un guion literario es un texto que contiene una historia que ha sido pensada para ser narrada en imágenes y sonido. En él se detallan las acciones y los diálogos de los personajes, acompañándolos con descripciones generales de los escenarios y acotaciones para los actores. La historia se escribe de manera visible, pero sin dar indicaciones técnicas para la realización de la película ni sobre el trabajo de cámara.

Los guiones literarios se escriben en un formato específico que permite que el director, los actores y el resto de personas que intervengan en la realización puedan interpretar el texto fácilmente.

A continuación mostramos la redacción en guion literario de las dos primeras escenas de un cortometraje realizado en nuestro taller. Si lo deseas, puedes leer el guion completo. También puedes leer el correspondiente ejemplo de guion técnico, con la historia ya pensada en planos cinematográficos.



CORTOMETRAJE CONVIVE TÚ


INT. PISO COMPARTIDO / PASILLO-COMEDOR. DÍA

Nos encontramos en un piso. La puerta del recibidor se abre y entra RUBÉN (22), con una carpeta de estudiante bajo el brazo. Cierra la puerta y deja las llaves en el colgador. Recorre el pasillo y entra en el comedor, donde está GUILLERMO (23), sentado frente a una mesa, enfrascado en lo que parecen experimentos de química. En la mesa hay tubos de ensayo, probetas, etc.

RUBÉN
¡Hey!

GUILLERMO
(sin girarse) Mira, no te pierdas esto.

Rubén se acerca a mirar. Guillermo echa unas gotas en un tubo de ensayo. Sale un poco de humo.

GUILLERMO
¿Has visto? Reacciona bien... ¡Ajá!

RUBÉN
Vale, pero como no me digas qué es...

GUILLERMO
Un disolvente que estoy inventando. ¡Potentísimo! Si metes el dedo, en dos minutos adiós dedo. La fórmula lleva Coca-cola. Por cierto, he tenido que cogerte un par de latas que tenías en la nevera.

RUBÉN
No importa. Interesante... Bueno, voy a ver si me pongo a estudiar, que tengo el examen dentro de dos semanas y todavía no me he mirado nada.

GUILLERMO
Ponte, ponte, no sea que te cateen. Oye, mañana vendrá a comer un primo mío, que ha empezado a trabajar aquí al lado. Hace tiempo que no le veo. Estarás, ¿no? Nos podías hacer esos espaguetis que te salen tan bien.

RUBÉN
Sí, claro, y luego os friego los platos, ¿no? ¡Qué morro!


INT. PISO COMPARTIDO / COCINA. DÍA

RUBÉN está cocinando espaguetis. Coge uno y lo prueba para ver si está al dente. Suena el TIMBRE DE LA PUERTA.

RUBÉN
¡Guillermo! ¡Será tu primo!

Nadie responde.

RUBÉN
¡Guillermo!

Rubén eja el cucharón y se dirige hacia el pasillo.

RUBÉN
¡Ya voy!